Logopedia

 

La logopedia es una especialidad que se dedica al diagnóstico, prevención y tratamiento de alteraciones del habla y del lenguaje.

 

El término logopedia proviene del griego y está compuesto por dos palabras: logos, palabra, y paideia, educación. Por tanto, en conjunto, logopedia quiere decir, educación de la palabra.

 

  La logopedia es la ciencia que estudia los trastornos de lenguaje y audición en niños y adultos.


 

  La logopedia se centra en la reeducación de los trastornos innatos o adquiridos del lenguaje en niños o adultos, comprendiendo tanto los aspectos relativos al lenguaje oral como escrito. La logopedia, por tanto, se dedica al diagnóstico, prevención y tratamiento de las alteraciones del habla y del lenguaje (hablado o escrito, tanto en comprensión como en expresión).


 

  Su actuación se desarrolla en varios entornos: el educativo, el lingüístico, el conductual, el clínico, etc. El logopeda es un profesional que:

 

1. Dispone de un caudal de conocimientos pertinentes a los desórdenes del habla y del lenguaje.


2. Está entrenado en la aplicación de dichos conocimientos a la solución de problemas clínicos.


3. Tiene una autoridad referida a la ayuda de la persona, su paciente, que consiste en comprender y tratar sus problemas de habla y lenguaje.


 

Reeducación de los trastornos del lenguaje en los niños

 

  El logopeda trata los trastornos del desarrollo del lenguaje, de la articulación, de fluidez y de ritmo, del habla, de la audición, trastornos neurológicos, de la voz, del lenguaje lecto-escrito, y de la comunicación asociados a patologías como el autismo, deficiencia mental, parálisis cerebral, etc.